• La verdad sobre el ejercicio durante el embarazo

    La verdad sobre el ejercicio durante el embarazo

    ¿Ahora q estás embarazada, te da miedo empezar o seguir haciendo deporte? Te desvelamos los mitos y verdades sobre el ejercicio durante el embarazo.

    Cada vez mas estudios demuestran que realizar actividad física durante el embarazo es seguro y muy recomendable. Pero aun se mantienen muchos mitos al respecto: ¿puedo ejercitar mis abdominales?, ¿puedo seguir corriendo?, ¿debo mantener mis pulsaciones bajas?.

    A continuación 5 mitos y verdades q nunca desaparecerán:

    MITO 1: Si no hacías deporte antes, no es momento de empezar. 

    Realidad: El embarazo es la etapa perfecta para comenzar a moverte. En ningún libro de medicina pone que realizar ejercicio moderado, como es caminar, esté contraindicado. Es mas, lo perjudicial es la inactividad, ya que puede llevar a un aumento de peso excesivo, presión arterial alta, dolores, mayor probabilidad de cesárea y diabetes gestacional. Las mujeres con diabetes gestacional tienen el riesgo de desarrollar diabetes tipo II mas adelante, y según estudios, sus bebés pueden ser mas propensos a tener obesidad y desarrollar diabetes.

    MITO 2: El entrenamiento de fuerza puede ocasionar lesiones en articulaciones. 

    Realidad: El cuerpo durante el embarazo segrega una hormona llamada relaxina cuya función es preparar el área del pubis y a la matriz para el nacimiento del bebé. Esta hormona relaja los ligamentos del cuerpo, por lo que da mayor flexibilidad en las articulaciones especialmente en la pelvis, espalda baja y rodillas. Aún así, según un estudio realizado en la universidad de Georgia (2011), llevar a cabo un programa de ejercicios de fuerza moderados es seguro.

    El estudio se hizo con 32 mujeres (q estaban entre las semanas 21 y 25 de gestación) realizaron ejercicios de fuerza, dos veces en semana durante 12 semanas. Ninguna resultó lesionada, su presión arterial no se incrementó. Aún así, es importante mantener un nivel moderado y parar si hay signos de mareo o nauseas.

    MITO 3: Si haces mucho ejercicio, durante el embarazo deberás bajar el ritmo. 

    Realidad: Aunque no se recomiende a nadie realizar sprints a una embarazada, puedes mantener tu programa deportivo mientras tu cuerpo te deje y tu médico te de el visto bueno. Si no hay complicaciones puedes seguir ejercitando a un alto nivel, siempre y cuando tengas supervisión médica.

    Al inicio del embarazo, elevar la temperatura corporal puede ser perjudicial para el feto, por ello te recomendamos que te hidrates bien, evites hacer ejercicio en la calle si hace calor e intenta mantener un ritmo respiratorio y cardíaco normal.

    Antiguamente se recomendaba no elevar las pulsaciones a mas de 140ppm, pero cada mujer tiene una capacidad distinta. Hay q ser un poco flexible en este aspecto, vigilar q podemos hablar con normalidad (sin fatiga). Habrá días en los que no estaremos muy energéticos, y compensaremos con los que estemos mas descansadas.

    Correr durante el embarazo



    MITO 4: Correr es malo

    Realidad: Mientras corres no estás sacudiendo al feto, ya que está flotando en líquido amniótico. Mientras no haya cambios en tus articulaciones y ligamentos puedes seguir corriendo. Algunas corredoras son capaces de mantener esta actividad durante muchos meses de embarazo. Aún así, hasta a las atletas olímpicas se les recomienda bajar el ritmo y hacer ejercicios de bajo impacto.

    MITO 5: No deberías ejercitar tu abdominales 

    Realidad: Cierto, no debes hacer crunch, o cualquier otro ejercicio en el que tienes q estar tumbada boca arriba después del primer trimestre. El útero esta creciendo y esto hace que aumente la presión sobre la vena cava y reduzca el flujo sanguíneo, lo que puede provocar sensación de mareo o nauseas. No es frecuente, pero ¿para qué arriesgar si existen multitud de ejercicios boca abajo para trabajar esa zona?

Leave a reply

Cancel reply